MARKETING DE CONTENIDOS- TODO LO QUE DEBES SABER

Si te preguntan qué es el marketing de contenidos, ¿dirías que es tener un blog, o un perfil en cada red social?

Pues este artículo te va a interesar porque -siento decirte que - estás un poquito equivocado/a.

¡No culpes a la mensajera, osease, yo! Los conceptos en el mundo “marketiniano” tienen siempre más chicha de la que aparentan. Voy a explicártelo sin rodeos ni palabros extraños en el mínimo tiempo, que imagino que quieres hacer más cosas hoy aparte de leer este maravilloso blog.

¿Suena bien? Pues ponte cómodo/a, que empezamos.

QUÉ ES EL MARKETING DE CONTENIDOS DIGITAL

Sé que este tema te llama la atención: por una vez empezamos con una palabra cotidiana, fácilmente extrapolable al día a día: ¡contenidos! Ni siglas raras como SEO, ni anglicismos como podcast o copywriter ,... Ay, cómo nos gusta el inglis pitinglis en el marketing, ¿eh?

El caso es que el marketing de contenidos digitales es una disciplina del Inbound Marketing (lo siento, no se puede escapar del inglés) y trata -obviamente- sobre contenido. En concreto, sobre aquel que busca ser de gran relevancia y calidad para tu público objetivo.

Crear y distribuir estos contenidos son dos partes clave de su proceso, y su fin último es aquello que todo empresario/a que se precie quiere: atraer a los clientes y conectar con ellos. En el marketing de contenidos siempre hay un objetivo: el de convertir. La idea es que cada vez más y más clientes terminen eligiendo tus productos o servicios entre el resto. Y que sean ellos mismos los que te publiciten, porque han establecido una conexión con tu producto aún más profunda que la de Bruce con su tarta de chocolate.

Muy bien, pensarás, ¿y qué narices quiere decir eso de crear “contenido de relevancia y calidad”? ¡Si incluso a mi pareja y a mi nos parecen interesantes temas muy diferentes!

Pues ahí tienes que empezar, por conocer y hablar a tu público. Solo así podrás mostrarle contenido relevante. Se trata de conocerle/o para saber qué tipo de contenidos realmente le interesan, y cómo comunicárselos, para aportarle SIEMPRE valor añadido.

El cómo es mucho más importante de lo que parece: es el tono y la voz que usas. Piensa que, aunque tú te expreses de cierta manera, no hablas igual a tu jefa, tu hermano o tu vecino de 80 años. Tu marca debe tener un tono y voz propios que funcionen con tu público. Solo así conseguirás que reaccione a tus contenidos. Esta reacción que buscamos, no son solo unas risas, un “compartir” o emocionar al receptor, sino seducirle y convencerle para que ese contenido se traduzca en compras, en amor y en fidelidad hacia tu marca.

También puedes intentar hipnotizarles, pero te lo recomiendo un poco menos.

Con calidad me refiero al poder de las palabras. Porque eso de que “a las palabras se las lleva el viento”, es muy del 2000, cari. En nuestra era digital, TODO permanece. Y un buen texto hace una gran diferencia. De nada sirve que tengas clarísimo quién es tu público objetivo y lo entiendas, si después tus contenidos no son legibles (frases demasiado largas, voz pasiva, dar demasiadas vueltas antes de llegar a la chicha, etc.) o no tienen un por qué claro. Esto es otro submundo, donde existen un montón de herramientas, pero no voy a sumergirme tanto, que luego nos ahogamos en conceptos.

POR QUÉ USAR EL MARKETING DE CONTENIDOS

Me estoy dando cuenta -con mi sexto sentido arácnido e intuición de mujer del siglo XXI- que te está dando una considerable pereza ponerte a hacer marketing de contenidos después de todo lo que te he contado.

Lo entiendo. Pero he venido a escribirte las cosas como son, por mucho que asusten. Y por eso mismo, te voy a decir tres razones poderosas por las que deberías querer fuertemente al marketing de contenidos:

1. Porque es publicidad no invasiva.
Qué gustito cuando se hace publicidad respetando al de al lado ¿eh? (Básicamente lo contrario a lo que hace la publicidad tradicional.) Como puedes ver, me gusta un poquitín el marketing de contenidos. Y es que, además, consigue grandes resultados = + ventas, + leads y muy baratos. Eso sí, hay que ser paciente porque tiene su proceso. Entre unos 6 y 9 meses: ¡lo mismo que tarda un bebé en estar preparado para salir del horno! Tengo un refrán maravilloso para cerrar este apartado: dicha que tarda, con más gozo se aguarda.

2. Porque mejora tu SEO
Qué gustito cuando se hace publicidad respetando al de al lado ¿eh? (Básicamente lo contrario a lo que hace la publicidad tradicional.) Como puedes ver, me gusta un poquitín el marketing de contenidos. Y es que, además, consigue grandes resultados = + ventas, + leads y muy baratos. Eso sí, hay que ser paciente porque tiene su proceso. Entre unos 6 y 9 meses: ¡lo mismo que tarda un bebé en estar preparado para salir del horno! Tengo un refrán maravilloso para cerrar este apartado: dicha que tarda, con más gozo se aguarda.

3. Porque creas una relación de confianza con tu público.
El contenido relevante te ayuda a establecer lazos emocionales con tu público objetivo y a crear un sentimiento de comunidad. Suena un poco a secta, pero en realidad se trata de que somos seres sociales y buscamos conexiones. El resultado de crear esta relación es que se conviertan en prescriptores de tu marca; que hablen bien de ella, compartan tus contenidos, y que consigas una mayor audiencia, mejor tasa de conversión y repercusión de forma gratuita

CÓMO HACER MARKETING DE CONTENIDOS

Ahora que ha quedado claro lo maravilloso e importante que es el marketing de contenidos ¿por dónde empiezas?

Pues lo primero es definir nuestro público, objetivos, estrategias y qué métricas vamos a evaluar. Sí, aquí aún no hay contenido a la vista. Tiene sentido, ¿no? Antes de echar el ancla hay que subirse al puesto de vigía para ver dónde hay tierra.

El siguiente paso, una vez hemos encontrado tierra, es remar hacia ella. Esto incluye toda la preparación de seleccionar temas, establecer diseños, realizar fotos y/o vídeos, preparar estilos de contenidos, definir formatos, etc, etc.

Con este tema de “los formatos”, volvemos a conectar con el principio de este artículo. Te dije que tener un blog o una cuenta de redes sociales no es hacer marketing de contenidos. Supongo que ya entiendes por qué, pero para resumirlo, digamos que no se trata de realizar publicaciones a toda costa, sino de realizar una estrategia con unos contenidos basados en uno o varios objetivos. Los formatos son aquellos “lugares” que decides usar para que esa estrategia sea efectiva respecto a tu público objetivo.


¿Qué formatos existen? Guías descargables, vídeos, videotutoriales, infografías, podcasts, eBooks, cheklists, artículos para blogs, entrevistas, y un extenso etcétera.

Quizá ahora te sientas más perdida/o que nunca, pero no estás caminando sola/o en el universo digital. En Plataforma siempre te acompañamos, porque nos gusta mucho explorar mundos y que la cabeza nos explote de vez en cuando.

Así que, si quieres poner en marcha una estrategia de marketing de contenidos, enséñanos tu patita y nosotras te ayudaremos a que se convierta en una poderosa garra.

Abrir chat