Cómo empezar a construir la identidad verbal de tu marca

No queremos juzgarte, o quizás sí, pero si en esta vida eres de los que da más importancia al aspecto que al mensaje y a las apariencias que a la personalidad, entonces querido amigo, este no es tu artículo.

Porque hoy vamos a hablarte de un tema muy jugoso en el mundo del marketing: la identidad verbal de las marcas. Sí, esa gran olvidada que sin embargo resulta ser el pilar base sobre el que construirlo todo.

Y como para hablarte de marcas con mensaje y discurso, tenemos que ponernos técnicos ‘ma non troppo’, vamos a empezar con una definición de identidad verbal a la altura de nuestro don de lenguas.

QUÉ ES LA IDENTIDAD VERBAL Y QUÉ LA DIFERENCIA DE LA IDENTIDAD VISUAL

La identidad verbal de una marca es la creación de un lenguaje específico para ella. Un idioma único y reconocible que define cómo se expresa y comunica.

Mientras que la identidad visual te ayuda a reconocer tu marca de un simple vistazo, la identidad verbal lo hace de manera más profunda y a través de su forma de hablar.

Porque una marca con un diseño precioso, pero sin una voz con ganas de ser escuchada, es como una Miss Mundo deseando la paz mundial, pero sin tener muy claro lo que esto significa.

¿Y quién quiere marcas muditas?

Nadie, por eso hoy no nos quedaremos en la superficie y ahondaremos en este tema para que conozcas cuáles son los elementos necesarios para crear una marca con un discurso más rotundo que el ‘I have a dream’ de Luther King y las razones por las que deberías de empezar a trabajar la manera en la que se expresa y habla tu marca.

BENEFICIOS DE TENER UNA IDENTIDAD VERBAL SÓLIDA

  • Te ayudará a conectar de manera más directa con tu público.
  • Será más reconocible en un mercado saturado de marcas.
  • No sufrirás el temido, al menos por mí, síndrome de la hoja en blanco, ya que cualquier redactor o profesional del marketing de contenidos que se incorpore a tu equipo tendrá claro por dónde van los tiros a la hora de ponerse a gastar tinta.
  • Ganarás coherencia en tus mensajes y tu marca será percibida de manera clara y consistente.
  • Será más fácil trabajar tus palabras clave y tu posicionamiento en Internet y en la vida más allá de la red.

  • ¿Pero cómo no me he enterado antes de esto?, te estarás preguntando…

    Pues porque los profesionales del marketing, y no me incluyo (que yo profesional del marketing soy y mucho, pero también soy redactora y sé el poder que tienen las palabras) a veces pecamos de dar más importancia al aspecto visual del branding. Olvidando que una marca, además de imagen, también tiene que tener una voz.

    Y como de una carita guapa no vive nadie, te voy a explicar cuáles son los elementos que tienes que tener en cuenta a la hora de crear la identidad verbal de tu marca.

    ELEMENTOS PARA CREAR UN MANUAL DE IDENTIDAD VERBAL

    Naming:

    El nombre de tu marca. Este puede ser comercial, descriptivo, experiencial, creativo, de localización o de generación espontánea (bueno esto último no lo recomiendo tanto).

    El caso es que la elección de un buen nombre es clave para que tu marca empiece a comunicar de manera potente.

    Un naming debe ser un poco como Ana Obregón, actriz, bióloga, presentadora y artista disciplinar. Es decir, muchas cosas guays a la vez: representativo, breve, memorable, internacional, fácil de escribir y pronunciar, etc…

    Pero esto te lo explicamos mejor en este artículo sobre la importancia de la elección del naming en el proceso de branding, que con mucho gusto te escribimos en el frío enero de 2020 ¿Te acuerdas?

    Tagline:

    ¿Tag qué? Hija, tagline, que para eso tenemos el C1. Se trata de la frasecilla corta y descriptiva que siempre acompaña al logo. El tagline define en pocas palabras la actividad de la empresa y este no cumple una función creativa sino de propuesta de valor.

    Claim:

    ¡Ay la de quebraderos de cabeza que me dan a mí estos pequeños demonios!. Y aunque me encante pensarlos, escribirlos y cambiarlos 3.500 veces, lo cierto es que la creación de un buen claim de marca es un proceso que va más allá de juntar varias palabritas molonas y a correr.

    Establecer un claim efectivo conlleva tiempo, estudio de la competencia y target, y sobre todo, mucho manejo del universo verbal en el que quieras que se mueva tu marca.

    Tono:

    O lo que es lo mismo, cómo suena tu marca cuando habla. Si lo hace de manera formal, informal, humorística, respetuosa etc…

    Un error en el que incurren muchas marcas de nueva creación últimamente es querer ser graciosas a toda costa. Y sí, las marcas que hablan con humor son muy guays pero quizás ese no sea el tono adecuado para tu target. Por eso, es importantísimo que tengas muy en cuenta tu definición de público objetivo.

    Otro aspecto clave es el contexto. Ya que tampoco es lo mismo escribir un texto para una newsletter informativa que para Whatssapp o redes.

    Universo Verbal

    Es el establecimiento de expresiones, jergas, y expresiones que tu marca utiliza en sus comunicaciones.

    Si somos una marca joven, con un rollo moderno y desenfadado podremos introducir expresiones típicas de la jerga juvenil como ‘flow,’ ‘real’ o la súper manida ‘se vienen cositas’.

    Aún no me creo que en un artículo de blog haya escrito ‘se vienen cositas’, pero sí, a veces es necesario dejar a Shakespeare o Cervantes a un lado y aceptar que el público Z lo impregna todo, y más aún en canales como TikTok.

    El caso es que si has llegado hasta aquí y has tomado nota del proceso y los elementos que debes tener en cuenta a la hora de crear la identidad verbal de una marca, te estará preguntando, vale chata y eso dónde se compra.

    Pues sin ir más lejos aquí, en Plataforma x las marcas, hacemos además de logotipos súper chulos, manuales de identidad verbal (sí existen) mega currados.

    Porque como decíamos al principio del artículo, las marcas tienen cara (identidad visual) y cerebro (identidad verbal) y nuestra especialidad es hacerlas guapas y muy, muy listas.

    Abrir chat