Asuntos de correo para aumentar tu tasa de apertura

Abres tu correo electrónico y te encuentras un montón de emails esperándote y deseando que hagas clic en ellos para descubrir su contenido. Pero ¿cuántos llegas a abrir?

Imagínatelo como una película americana de adolescentes en el último curso del `High School`. Todos los protagonistas quieren entrar en la mejor Universidad, pero no es fácil, solo lo consiguen unos pocos que saben usar bien sus cartas. Las newsletters están cargadas con la misma ilusión porque las abras, que la que tienen esos adolescentes por mudarse a un campus universitario. El email marketing es tan competitivo como conseguir una plaza en

Harvard o Yale. Y la base de ambas es entrar por los ojos; lo que en el mundo del correo electrónico significa atraer con un título o asunto muy llamativo.

En los últimos años, las campañas de email marketing han demostrado tener un gran retorno de inversión. Pero la cosa está cada vez más reñida y solo aquellos que usan la creatividad, personalización e innovación consiguen su ansiado objetivo. En nuestro caso: el ´clic´ que acerca a los suscriptores a una venta, difusión o mejora en la reputación de una marca.

En esta entrada, voy a ayudarte a dar el primer paso para crear asuntos irresistibles y te mostraré ejemplos de los mismos. Como verás, muchas de las estrategias que usaremos, tienen que ver con el neuromarketing la persuasión y otras tácticas que parten de la psicología. ¿Me acompañas?

Qué es el email marketing

El Email Marketing es una estrategia de marketing que consiste en el envío de correos electrónicos con una cierta periodicidad a un listado de contactos (o suscriptores). Es muy valiosa, ya que permite a las marcas hablar directamente a sus clientes potenciales. Además, no es nada invasiva: para recibir esos correos electrónicos, es necesario que entreguemos nuestros datos, y nos podemos dar de baja cuando queramos.

Otro aspecto positivo es que los correos no solo llegan al ordenador, sino también a nuestros móviles. Y vaya si leemos mails en el móvil ¡más de la mitad de los que abrimos son a través de este dispositivo! Así que, acompaña a tus futuros clientes en cualquier momento y lugar, aunque sea una estrategia respetuosa y no resulte molesta. Suena bastante bien, ¿no?

El contenido de estos emails puede ser dar a conocer productos, o servicios de tu negocio a tus seguidores; recabar opiniones, ofrecer alguna promoción o descuento; o informar sobre cualquier novedad importante para tu empresa.

La triste realidad es que, en muchos casos, ese contenido queda en el olvido porque el correo directamente pasa a la carpeta de SPAM o a la Papelera. ¡Un trágico desenlace para tanto esfuerzo! Pero a ti no te va a pasar, porque tus asuntos estarán cargados de carisma y estrategia de ahora en adelante.

Qué es la tasa de apertura

¿Creías que te he hablado de “tasa de apertura” y me iba a quedar tan campante, sin explicarte nada? ¡Error!

La tasa de apertura, (también llamada “Open Rate” si prefieres el término en inglés) es una métrica que nos dice el porcentaje de emails que se han abierto, con relación al número que se ha entregado.

Sí, hoy en día, podemos medir casi todo - excepto el amor, y lo sabes... En el caso que nos trae aquí, las cifras no son exactas pero sí podemos extraer información de los datos de la descarga automática para visualizar las imágenes del email; o cuando el receptor hace clic en algún enlace de este.

Es importante que sepas que una tasa de apertura entre 15% y 25% se considera correcta por lo general, aunque te parezca una cifra muy pequeña. Y digo “por lo general” porque dependiendo de factores como tu email, tu sector o tu lista de contactos, entre otros, este número será un poco más alto o un poco más bajo.

Pero yo he venido aquí a hablar de asuntos (¡el asunto de esta entrada es el asunto!). Así que para cerrar esta breve introducción en la tasa de apertura de tu campaña de emailing, lo que te recomiendo es que vayas probando con tests A/B para descubrir qué funciona mejor entre tus suscriptores.

Cómo elegir un buen asunto de email marketing

Volvamos al ejemplo de los adolescentes pre-universitarios (soy millenial y me crié viendo ese tipo de películas, no me escondo). Tenemos a Brian, que está como un queso y es el capitán del equipo de Futbol Americano, pero digamos que su virtud no es la inteligencia. Y luego está Mya, una chica corriente (aunque en realidad es una Diosa, pero no lo descubriremos hasta que se quite los braquets) que tiene sobresaliente en todo excepto en relaciones con otros seres humanos que no sean sus padres. Aún con sus carencias, Brian y Mya van a la Universidad de sus sueños, porque saben explotar sus virtudes. Bryan, que es el número uno a nivel deportivo en su instituto y consigue una beca. Mya, con su infinita lista de sobresalientes y matrículas de honor, redacta una carta de presentación impresionante.

Y luego estás tú. Sé que ya no estás en el instituto, a lo que me refiero es a que puedes explotar aquello que se te da bien, o escoger lo que deseas destacar entre tus diferentes servicios o productos. Ahora, querida persona que me lee, aquí tienes un montón de consejos y posibilidades para hacer tuyas en tus newsletters.

7 ejemplos y recursos de asuntos de email marketing

1- Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Según los estudios, un buen asunto debería contener entre 30 y 40 caracteres. Si nuestro título de email es muy largo, no aparecerá entero cuando tus contactos abran su correo electrónico. Está comprobado que los asuntos breves y amables, consiguen más clics que los largos. Como regla general, lo mejor es que nunca superes los 50 caracteres para tener éxito en tu campaña de email marketing.

2- Nos gusta sentirnos únicos

Es un hecho irrefutable. Y cuando nos interpelan directamente, no podemos evitar prestar atención, así funciona nuestra mente. Es más fácil ignorar un correo que se dirige a un grupo de personas, que uno en el que nos hablan directamente a nosotros. Dos técnicas muy efectivas son, llamar a la gente por su nombre y hablarles en segunda persona del singular:

“Sergio, este email te interesa” es mejor que “Este email es interesante”. “¿Aún no te has enterado de nuestro secreto?” es mejor que “Tenemos un secreto”.

3- Números, decimales y porcentajes

Nos gustan las cifras. Aunque la mayoría de las personas no nos acordemos de ellas al cabo de una hora, nos generan sensación de profesionalidad, de investigación, de estudio. Cualidades que (casi) todas las marcas desean. ¿Quieres ver algunos ejemplos de títulos?

“Solo necesitas 0,30€ para triunfar en Instagram “

“7 asuntos de email marketing llamativos”

“El 50% de los lectores hará clic aquí"

4- Exclusivo, pero por poco tiempo

Como he dicho antes, nos gusta sentirnos especiales y únicos, lo que está directamente relacionado con la exclusividad. Si ofrecemos un producto o servicio “solo para ti”, hacemos que esa persona se sienta bien, y además, le dará un gusto a su ego por tener una ventaja exclusiva. Si añadimos la sensación de urgencia, aportamos un plus que nos lleva a no pensarnos las cosas demasiado e ir directamente al “clic” o a la compra, no vayamos a perder una magnífica oportunidad. Más aún, los mails con urgencia tienen hasta un 22% más de apertura. Veámoslo en la práctica:

Exclusividad: "Aquí tienes un regalo exclusivo para ti"

Urgencia: "Consigue regalos exclusivos solo durante 24 horas"

5- Emojis en el asunto del correo

Úsalos, pero con gusto. Sus colores y formas son un buen reclamo para llamar la atención del lector entre los tropecientos mails recibidos cada día. Pero tampoco te obsesiones poniendo tantos que casi parezca un jeroglífico o una broma. Normalmente se recomienda un máximo de 2 emoticonos por asunto.

“📢 ¿Quieres un buen asunto de email? Haz clic👆”

6- Curiosidad y valor a partes iguales

Está muy bien crear un asunto con cierto misterio, que despierte preguntas en el receptor y le incite a hacer clic para saber más, pero hay que tener cuidado y no ceder todos nuestros caracteres a este objetivo. Si no aportamos valor en el título, el misterio se convertirá en indiferencia y después en “cancelar suscripción”.

¿Y qué es eso de aportar valor? Pues simplemente, decir lo que ofreces sin titubear. Eso sí, no prometas cosas que no son ciertas, que luego todo se sabe…

Por ejemplo, si tu email explica 7 trucos para crear asuntos con una buena tasa de apertura, ¡no te lo guardes y añade un poco de misterio!

“7 trucos para escribir asuntos que te sorprenderán”

O si tu email cuenta cómo crear una campaña de 10 en email marketing, cuéntalo de forma interesante:

“Descubre el secreto del éxito en email marketing”

7- ¡Pregunta sin miedo!

Una pregunta siempre debe tener una respuesta y, por lo tanto, es una estrategia estupenda para captar la atención. Por eso, si tu asunto plantea una cuestión al lector, se pondrá en situación y si le interesa conocer la solución o ha respondido “sí” al leerlo, abrirá el email.

Igual que te comentaba antes con el tema de “aportar valor”, el contenido de tu correo debe responder esa pregunta poco a poco y hasta el final, para no perder la curiosidad del lector. Te dejo un par de ejemplos:

“¿Quieres crear asuntos de email SUPER llamativos?”

“¿Tu tasa de apertura no llega al 15%? ¡Mejorémosla!

¡Ya puedes empezar a aplicar estos nuevos conocimientos en tus campañas de correos electrónicos! Y tranqui, si no sale bien de primeras, no te juegas tu futuro laboral como esos universitarios americanos, simplemente sigue probando y usando estrategias para atraer la atención y la curiosidad de tus lectores.

Si aún con este raudal de consejos, te desesperas intentando encajar todo lo que quieres decir en 50 caracteres, o no sabes cómo potenciar tus productos o servicios, escríbenos y haremos nuestra magia en tus campañas de email marketing.

Abrir chat